Soy Marga Hope y acompaño a transformar heridas en fortalezas.

La extraña historia de la chica que se convirtió en el camello de las virtudes que desarrollas por culpa de la mala suerte.

En mi vida, he pasado por una serie de acontecimientos que al principio me parecían totalmente aislados y solía considerar “LA matrícula de honor de la mala suerte”.

Hasta que conocí la descodificación biológica y la psicogeneaología que me ayudó a entender el sentido de esa mala suerte. 

Pero la cosa no quedó ahí. 

No me bastaba con entender para transformar la herida. 

Intenté cambiar eso a través de libros, sistemas o métodos y no me sirvió de mucho. Eran cosas que ya sabía, mucha teoría, conocimiento, método o sistema. 

Pero mi herida seguía activa. Mi estructura inconsciente me limitaba. 

Seguía repitiendo exactamente lo mismo. 

Hasta que encontré la herramienta estrella para mi cabeza. 

La hipnosis. 

Mi trayectoria profesional

WikiMarga me llaman, eneagrama 5, virgo exagerada.

Tengo una colección de títulos de los que no recuerdo ni el nombre. 

Llevo desde los 18 años estudiando las dimensiones de la psique del ser humano. Aunque no fue hasta los 24 que empecé a descubrir mi habilidad en acompañar el proceso del otro. 

Y sigo haciéndolo desde entonces.

Las herramientas que uso por excelencia son la descodificación biológica y la hipnosis. He repetido varias formaciones en diferentes escuelas para perfeccionar la habilidad con dichas herramientas: 

  • Formación en acompañamiento en Descodificación Biológica por IAW
  • Formación en Hipnosis y programación neurolingüística
  • Especialización en vínculo y apego.
  • Formación en Psicosomática e Hipnosis clínica. 
  • Desdoblamiento cuántico (Jean Pier Garnier Malet)
  • Interpretación de sueños

Especialización

Actualmente sigo formándome.

Estas son algunos temas en los que me estoy especializando o perfeccionando:

  • Psicogeneaología del éxito y el dinero. 
  • Especialización en conflictos de imagen y cuerpo
  • Diplomado en Psicobioterapeuta por la escuela de Biodecodage Práctica. 
  • Especialización en trastornos de comportamiento desde la descodificación biológica por IAW.
  • Especialización en relación de pareja desde la mirada de la descodificación por IAW.
 

De hecho, en mí, el tema de seguir formándome es exagerado, ¿se nota?
¿por qué esconderlo?

Mi historia como terapeuta

Mi recorrido es el de alguien muy cabezota.

Empecé prontito con esto del desarrollo personal:
A los 18 estaba ya en cursos de psicobioenergética y desarrollo de la mente. 

 

Pasé al uso de enteógenos  a una edad muy temprana. Hasta me fui a Perú con 22 años para aislarme en la selva y “dietar plantas sagradas” para encontrarme a mi misma.

Siempre me ha ido mucho el rollo hard. 

Esto me dejó asomarme a una realidad oscura de mí: mis heridas. 
Abrieron un espacio de claridad, pero no fueron suficientes para transformarme. Además de que mi extrema sensibilidad psíquica con ellos. 

A los 23 los patrones apretaban.

Se expresaban en relaciones tóxicas. 

En falta de autoestima. 

Pérdida de la noción de mi misma. 

Y empecé con terapias holísticas:

-Desde los talleres de escritura automática. 

-Iniciaciones de reiki

-Registros akashikos. 

-Hasta la Cristaloterapia, de la que me hice maestra. 

A partir de aquí fui consciente de todas las dimensiones del ser. Ya no era solo carne. Ya no era solo mente. Ya no era bioquímica ni era pensamiento.

Soy energía y materia al mismo tiempo.

Pero por mucha formación y mucha energía que moviera, seguía en el bucle. 

Llegué a la obsidiana.  

Es una piedra psíquica que mueve los campos del ser “menos bonitos” por “guantazo a mano plana”.  También estudié el método. Acompañaba en ese tipo de procesos con la sombra. 

Creía que había dado con la llave de la transformación. 

Aunque fuera a ostias, veía cambios. Pero créeme, esa no es la forma de transformarse. 

La metamorfosis es dolorosa ya en sí como para elegir una opción dura de acompañamiento.

-El acompañamiento debe ser suave. 

-Y el acompañante muy genuino, real y compasivo.

Y hasta ese momento, yo, de esos, no me había cruzado.

El punto de inflexión

El viaje que cambió mi visión: Egipto

En Egipto conocí a mi maestra. 

Hablaba por teléfono con una voz suave descodificando una rotura de ligamentos. 

¿Qué rodilla es? ¿Qué tejido?
¿Es diestro o zurdo? 
Entonces esto es un conflicto de… (blah blah blah)

Mi estructura de extremo raciocinio quedó alucinada. 

Era tan específica la lectura. Tan milimétrica. 
¿Te he dicho ya que soy virgo? ¿Y qué el orden y la precisión son un orgasmo para mi mente? Pues yo quería aprender eso. Así lo hice.

Mi filosofía

Orden y precisión

Empecé a estudiar psicogeneaología y descodificación biológica cuando volví de ese viaje. 

Esta herramienta me dio mucha precisión en mi trabajo. 

De hecho, sigo estudiando este campo desde diferentes perspectivas y escuelas para obtener más excelencia en la lectura de la realidad. 

Aprendí a leer el orden de esta.

Ya no se trataba de diálogo o de teoría. 

Aparqué la psicología transpersonal y empecé a trabajar la herida directamente. 

En las diferentes escuelas de descodificación, me enseñaron otra forma de acompañar, más suave, más respetuosa, no desde la autoridad.

Rompí las jerarquías terapeuta/cliente con las que había vivido hasta entonces (que me habían causado algunos problemas).

Todo empezaba a cobrar sentido excepto por un pequeño detalle. 

El toque de magia

El trabajo con el inconsciente

Había aprendido a leer los patrones inconscientes. 
A descifrar el código de realidad.

A descodificar estrategias de comportamiento, patrones relacionales, síntomas e incluso oficios.

¿Pero cómo cambiamos el patrón?

Veía que la tasa de efectividad de mis sesiones no era tan alta como yo quería.(Además de cabezota, soy perfeccionista)

Había veces que me daba la sensación que entraba en el diálogo mental con quien acompañaba y no me gustaba. Sabía que eso no nos llevaba a la raíz del problema ni a la posibilidad de cambiarlo.  

Hasta que la hipnosis se cruzó en mi camino y ahí empezó a suceder la magia: el trabajo con el inconsciente.

Alquimia

Fusión de herramientas

Para mí, la hipnosis ha sido el catalizador del cambio. 

Todo es diferente cuando lo trabajas en estado alpha o tetha. 

Esto significa: 

Todo es diferente cuando «atontas» a la mente consciente.

Todo es diferente cuando dejas a la mente en un estado en el que no puede elaborar elucubraciones, minimizaciones, relativizaciones, justificaciones. 

No puede pensar y, por lo tanto, no puede activar los mecanismos de huida. 

Imagina que puedes aplicar esto y encima (por las herramientas de precisión que te he comentado antes) supieras donde está el origen del patrón. 

Pues esto es la alquimia que hago yo.

Y desde ahí, la mente florece.

El sentido de todo esto

¿Por qué?

Todas las herramientas de las que me he titulado han sido, primeramente, para ayudarme a mí. 

-Porque siempre he sido dura de moler. 

-Porque la autoridad en las terapias a mí no me funcionaba. 

-Porque mi historia ha sido un tanto complicada. 

Y necesitaba respuestas, orden, dulzura y cambio. 

Además de no tomarme las cosas tan «a pecho». 

Si quieres conocer más sobre mi visión de la vida: