Irene

Dicen que cuando el alma está preparada, aparece el maestro. Ese es mi sentir con el trabajo con Marga. Entre las dos conseguimos ahondar en las profundidades de mi feminidad, sanando lo más profundo de mi ser y acogida por más mujeres que se abrían igual que yo a descifrar la sabiduría guardada en las memorias de nuestra biología.

Gracias Marga por ayudarme a poner luz donde solo sentía vacío.

Facebook
Twitter
LinkedIn

Más testimonios:

Rafa Campos

Después de la primera sesión de hipnosis pude experimentar cambios muy significativos. Con las siguientes sesiones hemos podido seguir profundizando y reparando. Parece increíble, pero es muy real. He podido encontrar paz, calma, amor, aceptación, perdón, una versión mejorada de mí mismo

Begoña

En la hipnosis te das cuenta de la magia de que cada síntoma tiene un por qué. Una razón. Una vivencia.

Manuel

Después de varios años con problemas de espalda en la zona lumbar, puedo decir que estoy totalmente recuperado. De lo único que me arrepiento es de no haber acudido antes.