Mi juego de Jenga

Los programas estructurantes. 

¿Has jugado alguna vez al juego del “Jenga”? De esto se trata la estructura o los programas estructurantes.

Pongámonos en que de las piezas de tu Jenga, o sea ser, tu personalidad, pudieran ser de colores: cada color representa una forma/ manera de ver la vida

(Visual y fácil)

Pues imagina ahora que el 45% de tu Jenga es de un mismo color. (Pongo 45% exagerando a lo bestia, ya que podríamos considerar un estructurante como aquel color que se encuentra en mayor proporción a los demás. 

Hay personas que cuentan con 50 colores, otras con 25 (aclaración para la(o)s despistados: el color no significa que seas más alegre chata(o), sino que llevas más conflictos).

Estos colores predominantes han ido construyendo la realidad de tu persona (si no sabes por dónde van los tiros, lee el post sobre inconsciente biográfico

Un estructurante es un “color predominante” de conflictos repetidos (cada pieza del Jenga) que se ven representadas en la realidad de tu persona.

¿Por qué en mi realidad?

Por qué no solo es en tu personalidad (creencias) sino que estas piezas se ven manifestadas en tus relaciones, en los acontecimientos y son como las piedras por las que has caído millones de veces, pero ni siquiera te has dado cuenta de que son piedras. 

Para los que les gusta la astrología, los estructurantes también se pueden leer en las posiciones de una carta natal. (OJO: no me estoy refiriendo ni al HORÓSCOPO NEGRO ni al zodiaco del diario semanal.)

Dicho todo esto, te enseño el funcionamiento: 

Un estructurante es un programa de una intensidad conflictiva “altita” que se instala en etapa prenatal o primera infancia

Apunte: Aunque la descarga del programa siempre es en esta etapa primal, todos los conflictos tienen una raíz en el inconsciente familiar y se transmiten a los descendientes siguiendo unos parámetros casi matemáticos (la teoría de las cuerdas, esto da para otro post).

Para explicarte como funciona realmente un estructurante, voy a hacer algo que no hago con frecuencia: contarte mi historia. 

Vale, una parte. (si te la cuento toda será como un audio de WhatsApp de la amiga de los audios largos. Si no la identificas es que eres tú esa amiga)

[Mi síndrome del salvador como forma de vida] 

El síndrome del/a salvador(a) (es algo que no he acuñado yo, ¿vale?, no me creo médico(a)) se expresa en tu realidad como la necesidad imperiosa de ayudar al otro a salir de su propia ****.

Como el/la salvador(a) es algo hiper-común, normalizado, aplaudido, elogiado, puesto arriba de la estatua de la plaza, premiado con medalla a la mejor persona del mundo, da para mucho y mejor te lo voy a explicar en un post aparte. 

En este último tiempo, he trabajado este síndrome con intensidad en mí y lo he podido ver y trabajar también en mis sesiones de acompañamiento.

Me he dado cuenta de como un instante de mi historia ha estructurado toda mi vida.

Un instante (en mi caso una memoria gestacional) dónde alguien “necesitó ser salvado” y he estado compensando toda mi biografía humana (como Marga) tratando de salvar a los demás. 

Esto forma una parte importante de mi personalidad.

¿Te sientes identificada(o)? 

Digamos que un estructurante es aquel conflicto que aparece en los primeros aprendizajes (o lo que llaman ventanas de impronta) y que suponen un pilar o base en la estructura de ese ser. 

Forma parte de una proporción tan grande de la personalidad de esa persona que no se puede “autoconcebir” sin ese aspecto. 

De hecho, es la manera que tiene de estar en relación con el mundo exterior, es casi una necesidad vital, un sentido de supervivencia. ¿Por qué? 

La razón es que si intentáramos quitar las piezas de este Jenga, se derrumbaría. Y el cerebro humano eso lo percibe como “peligro de muerte”. 

Por esto, nos aferramos tanto a este tipo de piezas. Nos fusionamos tanto con ellas que perdemos la noción de “llevarlas puestas”. Puesto que para nosotros es algo natural. Lo peligroso sería deshacerse de ellas.

 ¿Quién soy yo sin ese aspecto de mí?

Esto lo llevamos todos. No es algo que digas: pobrecito le ha tocado un estructurante, será difícil que cambie, que drama. 

Ja! Ja! Ja! Sal de esa idea. 

Todos llevamos piezas predominantes en nosotros. Se pueden percibir en tus síntomas físicos, en tus relaciones, en tu oficio e incluso en como hablas. 

Vamos, que está en todos lados. 

Pero Eiii, Si lo que te he contado te lleva a la posición de: 

-pues que p*** m*** porque entonces que p*** hago. 

Simple y sencillamente (nótese la ironía):

-Darte tiempo

-Observar nuevas opciones de funcionamiento.

-No intentar quitarlos, sino añadir más posibilidades de acción.

-Localizar las raíces (no es por hacerme publicidad, pero en esto mejor búscate acompañamiento)

¿Cómo lo ves?

Pues yo aquí veo un juego.

De colores. De movimiento, de piezas a quitar, a poner, a probar de mover. 

Del cosquilleo si tambalea la torre.

De las risas y los nervios que provoca esto. 

Al fin y al cabo, 

Un juego. 

Si este post te ha gustado, que sepas que envío reflexiones a través de email. La suscripción es gratuita y no te dejará indiferente.

Responsable: Marga Hope, siendo la Finalidad: envío de mis publicaciones así como correos comerciales. La Legitimación: es gracias a tu consentimiento. Destinatarios: como usuario e interesado te informo que los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Active Campaign  fuera de la UE en EEUU y acogido al Privacy Shield. Ver Política de Privacidad de Active Campaign.  Podrás ejercer tus Derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en red@margahope.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Para más información consulta mi Política de Privacidad

Comparte:

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn

11 comentarios

  1. Me gusta mucho, Marga . Cómo lo ves y cómo lo cuentas. Cómo que al leerte, voy conectando con mi vida. Llego directita a mis propios ejemplos 🤭🥰

    1. Me gusta mucho lo que compartís y como lo haces ,últimamente no leía detenidamente absolutamente nada pero con vos es distinto , me genera curiosidad y ganas de desestructurarme ! Gracias 👊🏽

  2. Realmente es un alivio sabes que no soy así sino que lo llevo en los genes y lo he adquirido como propio. Lo mejor del asunto es que puedo cambiarlo.
    Gracias

  3. Uno solo vaya que no puede saber cuántos colores hay en nuestro Jenga, no somos lo suficiente objetivos y sinceros con nosotros pero leerte me hace sentir inquieta y quiero saber más de mi…. Necesito ayuda Marga por dónde empiezo

  4. Es genial este contenido Marga. Aprendí varias cosas y la manera de entender nuestra personalidad como una jenga es didáctica, gráfica; ayuda a comprender de otra manera como estamos hechos. La idea de abrirse a otras posibilidades, de ampliarlas, suena muy esperanzadora. Darnos tiempo… gracias.

  5. Me encanta la manera de explicar que tienes e infinitas gracias por tu disposición a dejar tu aportación en este mundo de loc@s para poder conocernos mejor a nosotr@s mism@s y a nuestr@s compañer@s de viaje, siempre feliz de adquirir la información que brindas🙏🏼👸🏻💣

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También te puede interesar...